¡Tradúcelo!

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

viernes, 23 de septiembre de 2016

Los Caídos en la Oscuridad — Prologo

¡Hola, todos!  Bienvenidos de nuevo a mi Blog. Hoy por fin tome una decisión luego de tanto pensar, en cuanto a como debería iniciar oficialmente este proyecto en el cual llevo un buen tiempo trabajando.

Aquí abajo les dejare la portada que he realizado tomando una imagen como base de algún lugar Internet y le he realizado algunos cambios. También podrán leer el prologo de esta historia cargada de misterios, espero que la disfruten.

También podéis disfrutar de el en Wattpad. Aquí el link: Los Caidos en la Oscuridad 1: Destinos Cruzados (Wattpad)



En Sueños...


Desde el primer instante supo que se hallaba dentro de un sueño; los trazos incongruentes del horizonte que se extendía a su alrededor, fueron la primera distorsión de la realidad que capto. Luego de eso, el resto de los detalles frágiles e ilusorios esparcidos a su alrededor, solo confirmaron sus sospechas. La luz dorada que la cegaba parecía ser irradiada por cada átomo a su alrededor, y a pesar de ello la temperatura que envolvía a su cuerpo astral era gélida. El frio le hablaba a su cuerpo y sus palabras gritaban al deslizarse por la piel, advirtiéndole que se alejara de allí.

Por un instante pensó que tal vez no se tratara de un sueño, después de todo existían otros lugares parecidos a estos a los cuales la mente humana no podía acceder. Claramente, ella no tenía tales limitaciones. Quizás estaba en el interior de una estrella, perdida en algún lugar de El Velo, pero no recordaba haberlo traspasado y no creía haberlo hecho inconscientemente... hace mucho que eso no pasaba. Tenía que ser un sueño, era eso o había muerto, lo cual era una posibilidad mucho más distante.

<<No puedo morir, no todavía>>, se recordó, calcando en un fino hilo de su mente los recuerdos que le daban valor y sentido a aquellas palabras.

Un escalofrió corto el hilo como una saeta. Se giró rápido al sentir como algo se agitaba a su derecha. La luz en aquel punto comenzaba a distorsionarse como una nube que entra en ebullición y, dentro de aquel cumulo de vapor radiante algo tomaba forma rápidamente, no como algo que se acercara a ella, sino como algo que siempre hubiera estado allí y tan solo ahora conseguía ver. Era un ser de características únicas que no alcanzo a percibir con total precisión, debido a que las emociones que provenían de este la abrumaron: una lucha titánica se llevaba a cabo en su interior, una decisión que debía tomar lo estaba carcomiendo, quebrando cada uno de sus nervios.

Tan pronto como Inma logro poner un límite entre aquellas emociones y las suyas propias, valiéndose de su fuerza de voluntad, comprendió que era una intrusa. Aquel sueño no le pertenecía.

Otro escalofrió rozo la tela traslucida de su sencillo vestido. Alguien se acercaba, rápido y con sangre derramando de sus pensamientos. 

El cuerpo de Inma no pareció moverse, sino desaparecer un instante y aparecer antes de que un solo segundo llegara a su fin. Tenía las manos extendidas a sus lados y curveadas hacia atrás, la cara alzada y los pies espaciados con las rodillas inclinadas. Toda ella se interponía como una barrera entre lo que fuera que se acerca y la criatura de cabellos de un borroso lavanda. Un siseo inundo el espacio, la nota era un sonido discordante tan pesado que la obligo a cerrar los ojos durante el tiempo que duro. Entonces un grito de frustración se alzó soberano, golpeándola desde la espalda. El dolor del impacto la hizo parpadear y la luz del sueño ajeno desapareció en aquel parpadeo con un estremecimiento.

La oscuridad era un todo cerrado sobre ella cuando logro conseguir estabilidad en su espíritu. Sus sentidos percibieron como una presencia cercana y oculta se alimentaba de la penumbra, girando escurridiza a su alrededor en círculos cada vez más cerrados. Aquella cosa poseía un aura más oscura que aquel lugar.

Inma cerro las manos en dos puños a la vez trataba de enfocar la presencia desconocida con más claridad para poder atacar. Un movimiento rápido a su derecha la hizo dar un salto hacia atrás. Se elevó en la oscuridad, sin lograr salir de ella. La altura infinita le proporciono una idea más amplia de la zona en la que se encontraba. Un vacantic, uno de los espacios sin dueño; era fácil saberlo porque no había nada, solo la inconsistente oscuridad.

El suelo parecía no tener una textura precisa cuando aterrizo delicadamente sobre las puntas de sus pies. Inmediatamente algo la sujeto por un brazo con un agarre húmedo y caliente. Con rapidez se deshizo del agarre y giro en redondo estirando una pierna para derribar cualquier cosa que tuviera cerca. No hizo contacto con nada. En su lugar, una mano húmeda la agarro por la muñeca y la aventó en una dirección que se le hizo desconocida mientras giraba en el aire. Céntrate, se gruño a si misma cruzando los brazos en equis sobre el pecho y juntando las piernas para ganar velocidad y control de sí misma mientras giraba. No chocaría contra nada, lo sabía pero tampoco quería alejarse demasiado de su atacante. Separo las piernas en un movimiento brusco y dio un giro limpio con la cadera que la hizo aterrizar como un felino.

—¿Cuánto más podrás aguantar? —pregunto en un silbido jactancioso, una voz con un tono ácido a lo lejos— ¿Con cuántos de nosotros puedes luchar?

Nosotros. Inma capto el sentido implícito de la palabra en cuanto la escucho, pero no podía ser verdad. No percibía a más de una presencia, aquello estaba mintiendo como siempre lo hacían los de su clase cada vez que se aparecían en sueños. Trataban de confundir las mentes, jugaban con los miedos e intentaban infundir terror para tomar el control del vulnerable soñador. Lo que sus palabras insinuaban no era real, a menos que de alguna forma...

—Legión —el nombre se le escapó de entre los labios en susurro muerto.

—Tanto miedo al pasado en una criatura como tú ¿Es esto lo que los humanos llaman ironía?—dijo sarcástica la voz agria a su oído.

La presencia se movía rápido pero torpemente, su silueta se dibujó nítida ante ella. Era una figura a medio camino entre humano, animal y algo más oscuro que se cernía sobre cuatro patas parecidas a las de un insecto, y a pesar de mantenerse encorvada le sacaba un palmo en estatura. No podía ser Legión y no lo era. Respiro aliviada e iracunda a la vez. 

Los demonios como aquel poseían un gran fallo en su naturaleza, el orgullo. Y aquel era suficientemente orgulloso como para revelarse, querer luchar contra ella y creerse vencedor en el duelo antes de siquiera haberlo comenzado. 

Con una exhalación profunda, Inma hizo que el calor se disparara por su espíritu, haciendo revolotear su cabellera a su alrededor; recortando su silueta femenina en los haces de luz de una luna tan plateada como muerta que colgaba entre sus pechos. Inhalo despacio rodeando su piel con un ceniciento capullo de energía del que se desprendían finos trazos azules. De su vestido se desprendieron llamas oscuras con reflejos plateados cuando se lanzó en carrera hacia el frente sintiendo sus manos vibrar y resplandecer en la oscuridad. Terminaría con aquello rápido, aun deseaba saber a quién pertenecía el sueño de antes. ¿Qué clase de criatura era aquella capaz de vivir dentro de un sueño? 

El demonio la vio venir, pero a Inma no le importo. Entre un parpadeo y el siguiente estaba deslizándose a su lado, sigilosa y ardiente como un fuego fatuo. Antes de que la criatura pudiera reaccionar, ella estiro el brazo que el horrible ser tenia alzado en actitud defensiva, lo doblo en un ángulo atroz y le quebró tres piernas con un codazo. Saltó y afincado un pie en la parte intermedia del ser que correspondía a una amplia cadera, se impulsó y lanzo una patada a su rostro, derribándole. Giro en el aire y cayó sobre él, atravesando el abultado pecho con el puño ardiendo. La criatura rugió e Inma sonrió sacando del pecho una esfera negra como el carbón que se volvía cenizas. 

—Te equivocaste de dama, querido—se burló. 

La sonrisa se le borro del rostro al siguiente segundo. Sus sentidos se erizaron y comenzaron a percibir una gran cantidad de presencias a su alrededor. Estaban en todos lados, rodeándola, cercándola. 

—No eres tan inteligente como crees... después de todo sigues siendo una mujer —medio gruño el ser bajo ella mientras su cuerpo se petrificaba para luego volverse finas volutas ardientes que se consumían en el espacio. 

—Bueno, bueno, bueno... el muy valiente ha traído compañía—la sonrisa se ensancho en sus labios con cada palabra que decía—. Este va a ser un sueño movido. Espero no levantarme con moretones en la mañana. 

Chasqueo los dedos y el destello radiante de sus manos se expandió por todo su cuerpo, volviéndola una llama blanca que vibraba en aquella llana penumbra. No le extrañaba ver tantos demonios qhimer en aquel lugar, en aquella noche. Los qhimer nacían de la oscuridad incompleta y morían en ella, pero antes de fallecer eran atraídos por los últimos suspiros de la vida latente; y cada hora que pasaba estaba más cerca del día en el que ella tendría que volver a morir. 

Puso la mente en blanco, como la pureza, la luz, el olvido, la desesperanza y la rabia; todo en blanco. Y salió como una exhalación, pasando a través de cada criatura, cercenando y quebrando todo lo que encontrara a su paso.

Siguiente: Capitulo 1 — Mal Presagio


Se les quiere un montón por tomarse algo de su tiempo para pasarse por aquí, no olviden seguir al Blog para no perderse de nada, recomendar y compartir para que esto llegue a mas personas. Espero leerlos en los comentarios.

Les dejo un enorme abrazo y recuerden que cuando el mundo trate de acallarlos, solo deben desbordar el silencio con sueños... 

7 comentarios:

  1. Exelente , !! , Abordas la fantasía, que es una fuente inagotable...muy sugestivas las imágenes también.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por visitar y dejar tu hermoso comentario ;)

      Eliminar
  2. Hola, Ángel:
    realmente es buena tu creatividad y son originales tus imágenes. Si me permites, te sugiero una buena revisión de tu concordancia, acentuación y puntuación, con la que , sin duda ganaría en calidad tu texto. Mira, por ejemplo lo que, a mi criterio habría que corregir en el primer párrafo: "Desde el primer instante supo que se hallaba dentro de un sueño;los trazos incongruentes del horizonte que se extendían a su alrededor, fueron la primera distorsión de la realidad que captó". Y si continúas encontrarás varios detaldelanteles como los anteriores. espero serte útil con estas observaciones. A

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu revisión, son cosas que paso por alto en el momento de euforia al escribir ;) Te lo agradezco mucho. Saludos!!!

      Eliminar
  3. Disculpa mis "errores de dedo"; mi PC tiene sus caprichos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar